Expertos en prevención contra incendios

Sistema para el control de humos y de calor

 

Un sistema para el control de humos y de calor es su capacidad para mejorar significativamente la seguridad y la protección en caso de incendio. Estos sistemas pueden ayudar a reducir los daños causados por el fuego, el humo y el calor, así como a facilitar la evacuación segura de las personas que se encuentran en el edificio.

 

¿Qué es un Sistema para el control de humos y de calor

 

Un sistema de humo y de calor es un dispositivo que se utiliza en edificios y estructuras para detectar y alertar a las personas sobre la presencia de humo y calor en caso de incendio. Estos sistemas están diseñados para detectar el humo y el calor en una zona determinada y activar una alarma para alertar a las personas de la presencia de un incendio.

¿Cuándo se utiliza un Sistema para el control de humos y de calor?

Además de alertar a las personas, los sistemas de humo y de calor también pueden activar otros dispositivos como extintores automáticos, puertas cortafuegos, sistemas de ventilación y otros equipos de seguridad para ayudar a contener y controlar el incendio.

Tipos de Sistema para el control de humos y de calor

 

Existen varios tipos de sistemas para el control de humos y calor, y la elección del sistema adecuado dependerá de las características y requisitos específicos del edificio. Algunos de los sistemas más comunes son:

  1. Sistema de extracción natural de humos (ENH): Este sistema utiliza aberturas en la parte superior del edificio para permitir que el humo y el calor salgan naturalmente. El aire fresco entra por las aberturas en la parte inferior del edificio para reemplazar el aire caliente y humeante.
  2. Sistema de extracción mecánica de humos (EMH): Este sistema utiliza extractores mecánicos para succionar el humo y el calor del edificio y expulsarlos al exterior. Este sistema se utiliza a menudo en edificios más grandes y complejos.
  3. Sistema de control de presión de escape de humo (SCEH): Este sistema utiliza ventiladores para crear una zona de baja presión en el edificio, lo que obliga al humo y al calor a salir por las aberturas de escape. El aire fresco entra a través de las aberturas de entrada de aire para reemplazar el aire caliente y humeante.
  4. Sistema de extracción de calor: Este sistema se utiliza para reducir la temperatura del edificio y mejorar las condiciones de trabajo. Se utilizan extractores de calor para sacar el aire caliente del edificio y reemplazarlo con aire fresco y más frío.
  5. Sistema de aspiración de humo: Este sistema utiliza conductos de aire para aspirar el humo y el calor del edificio y llevarlos a un sistema de filtrado o eliminación.

 

Estos son solo algunos de los sistemas de control de humos y calor que existen, y la elección del sistema adecuado dependerá de muchos factores, incluyendo el tamaño y la estructura del edificio, la cantidad de humo y calor que se espera que se produzca y la función del edificio.

¿Dónde se utiliza Sistema para el control de humos y de calor?

Los sistemas de control de humos y de calor se utilizan en una amplia variedad de edificios y estructuras, incluyendo:

  1. Edificios comerciales y de oficinas: Los sistemas de control de humos y de calor se utilizan en edificios comerciales y de oficinas para garantizar la seguridad de los ocupantes en caso de incendio.
  2. Aeropuertos: Los aeropuertos utilizan sistemas de control de humos y de calor para garantizar la seguridad de los pasajeros y del personal en caso de incendio.
  3. Centros comerciales: Los sistemas de control de humos y de calor se utilizan en centros comerciales para garantizar la seguridad de los compradores y del personal en caso de incendio.
  4. Hospitales: Los hospitales utilizan sistemas de control de humos y de calor para garantizar la seguridad de los pacientes, visitantes y personal en caso de incendio.
  5. Hoteles: Los hoteles utilizan sistemas de control de humos y de calor para garantizar la seguridad de los huéspedes y del personal en caso de incendio.
  6. Edificios residenciales: Los edificios residenciales utilizan sistemas de control de humos y de calor para garantizar la seguridad de los residentes en caso de incendio.

En resumen, los sistemas de control de humos y de calor se utilizan en cualquier edificio o estructura en la que se requiera una protección contra incendios para garantizar la seguridad de las personas que ocupan el edificio.

Normativa y mantenimiento de Sistema para el control de humos y de calor

En España, la normativa que regula los sistemas de control de humos y de calor es el Código Técnico de la Edificación (CTE), que es un conjunto de disposiciones que establecen las exigencias que deben cumplir los edificios en materia de seguridad, habitabilidad, accesibilidad y eficiencia energética. En concreto, el CTE incluye el Documento Básico SI, que se refiere a la seguridad en caso de incendio.

El Documento Básico SI establece las condiciones que deben cumplir los edificios en relación a la protección contra incendios, incluyendo los sistemas de control de humos y de calor. El CTE establece las condiciones técnicas que deben cumplir estos sistemas, incluyendo la capacidad de extracción de humos y la resistencia al fuego de los materiales utilizados en su construcción.

Además del CTE, existen otras normativas y reglamentaciones que regulan los sistemas de control de humos y de calor en España, incluyendo el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios (RIPCI) y la normativa de prevención de riesgos laborales. Estas normativas establecen los requisitos para la instalación, mantenimiento y uso de estos sistemas y garantizan su eficacia en caso de incendio.

Expertos en prevención contra incendios

Somos especialistas en instalación de sistemas de detección y alarma de incendios

Proyectos relacionados con instalación de Sistema para el control de humos y de calor

HIDRANTE

Hidrante de superficie

Sustitución de Hidrante de superficie y reparación de fuga
× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday